Connect with us

AutoMujer

La única mujer en ganar el Dakar tendrá una película

Actualidad

La única mujer en ganar el Dakar tendrá una película

Jutta Kleinschmidt es hasta hoy la única mujer que ha ganado el rally Dakar. Y Steven Spielberg será el encargado de llevar al cine la vida ligada al mundo tuerca de la alemana.

En 2001 fue el año del hito. Jutta Kleinschmidt se convertía en la primera mujer -y hasta la fecha la única- en adjudicarse la carrera considerada la más exigente del mundo, el Dakar. Toda una vida de pasión por el motor que, sin duda es un tremendo material para una buena película.

Y, de acuerdo a lo publicado en La Gazzeta dello Sport, así lo vieron en Amblin Partners -productora de Steven Spielberg, quienes serán los encargados de llevar a la pantalla grande la vida de la alemana. El filme estará dirigido por David Leitch, tendrá a la propia Kleinschmidt participando en algunas escenas… al volante por supuesto.

Alma tuerca

Jutta Kleinschmidt nació en Colonia el 29 de agosto de 1962, y desde muy joven manifestó su interés por el mundo motor. Estudió física y trabajó en el Departamento de Investigación y Desarrollo de BMW; tras seis años decidió volcar todos sus esfuerzos en su máxima pasión: el deporte motor.

En el 87 compitió en el Rally de los Faraones, en Egipto, tras comprar una motor rota que arregló y preparó ella misma. Ya en el 88 debutó en el Dakar, pero prácticamente sola, sin equipo, ya que no tenía dinero para un mecánico; así que corría de día y en la noche hacía las reparaciones.

Con un pie roto, en el 92 ganó la categoría femenina del Dakar, la llamada Rally París-Ciudad del Cabo; eran 22 etapas y 12.747 km.

En el 93 empezó a participar como navegante del francés Jean-Louis Schlesser, quien también era su pareja. Llegaría su debut en auto, en el 94, en el UAE Desert Challenge en Abu Dhabi, donde obtendría el 4º lugar y Shlesser se quedaría con la corona.

Kleinschmidt siguió destacándose en competencias de rally raid, consideraras las más duras dentro del deporte motor y que se creía “destinada” sólo para hombres. Pero en el 98 se convirtió en la primera mujer en ganar una etapa en autos en el Dakar, logrando un gran reconocimiento en este terreno; aunque el creciente éxito de ella fue afectando la relación con Schlesser, quien cada vez sentía más celos. Finalmente, la relación terminó.

En el 98 Jutta se sumó a las filas de Mitsubishi, y en el 99 finalizó 3ª en un nuevo Dakar, donde su ex se quedó con el título, que repetiría en el 2000, donde Kleinschmidt obtuvó en 5º lugar.

Pero llegaría el 2001. Era líder su compañero de Mitsubishi, Hiroshi Masuoka; pero tras una estrategia de team de Schlesser, decidieron largar antes y el japonés con el afán de alcanzarlos dañó el eje trasero y perdió mucho tiempo en repararlo.

Pero Schlesser fue penalizado con dos horas por adelantar su largada, y todo quedaba en manos de Kleinschmidt, quien con esta situación se quedó con la victoria en la clasificación general, y alzó la corona como la primera y única mujer en ganar el Dakar.

Por este hito, se le conoce como “La Reina del Desierto”; junto con ser un símbolo de la igualdad de género en Alemania y el mundo motor.

Hasta hoy, Jutta Kleinschmidt sigue compitiendo de manera ocasional, como en la Extreme E, donde en la carrera en Lago Rosa, Senegal, sustituyó a la piloto titular Claudia Hurtgen en el equipo ABT CUPRA XE.

Además, en calidad de presidenta de la Comisión de Cross Country de la FIA, fue fundamental en la decisión de que a partir del 2022 la disciplina sea Campeonato del Mundo; y tendrá como primera carrera del calendario, nada menos que al Dakar.

Sin duda hay mucho que contar de la vida de Jutta Kleinschmidt, tendremos que esperar para conocer más detalles, como quién interpretará a la alemana. Además, el reciente acuerdo de la productora de Spielberg con Netflix, podría llevar el filme de Kleinschmidt a la afamada plataforma de streaming.

Click to comment

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

More in Actualidad

Subir