Walo Frías y la vuelta a su pasión: “Quiero que quienes tengan alguna discapacidad vean que se puede”

El 25 de mayo de 2013, un día habitual disfruta junto a una moto enduro se tranformó en una pesadilla. Un accidente dejó parapléjico a Eduardo “Walo” Frías, el especialista en el mundo motor, conocido por sus consejos automotores en el programa Rock&Ruedas de Radio Futuro. Pero, aunque todo se puso cuesta arriba, tenía en mente volver a su máxima pasión, la moto. Y así lo hizo.

Sin duda para un apasionado por las dos ruedas, tener que dejar de lado una de las cosas que más satisfacciones le ha dado, es un proceso complejo y muy duro. Sin embargo, era un sueño; pero nada sencillo de lograr. 

Tras el accidente, comenzó un largo proceso, el que en una primera etapa consistió en recuperación fisiológica y mental.

Luego, el siguiente objetivo de Walo fue reinsertarse laboralmente, donde su casa -Radio Futuro- y su programa -Rock&Ruedas- lo estaban esperando con los brazos abiertos para que volviera a enseñar, dar consejos y hablar de lo que más sabe… el mundo motor.

Subirse a un auto nuevamente

El siguiente paso era volver a manejar. Así que se puso manos a la obra y se subió a un Renault Koleos, el que adaptaron para él, incorporando un dispositivo para reemplazar los pedales y realizar esta función con las manos a través de una palanca. 

“Los autos son mi profesión y las motos, mi gran pasión, la que nunca pensé abandonar. Y el tiempo y las circunstancias me fueron abriendo caminos y mostrando que mi sueño era posible”, expresó Walo.

Su inspiración en este nuevo desafío: el gran deportista italiano Nicola Dutto, quien el 2010, tras una competencia quedó también parapléjico. El 2012, Dutto volvió a competir con gran éxito, y puso a disposición de Walo el diseño y modificaciones que hizo a su motocicleta para realizar su propia hazaña.

Así, junto a Yamaha se puso a trabajar para adaptar una WR250 a sus necesidades, que entre los cambios contempla pasar los mandos de pies a las manos para poder subir y bajar marchas mediante unos botones + y -, mientras el freno trasero pasó al manillar izquierdo; cuenta también con una silla con respaldo, barras para afirmar y proteger las piernas, se adaptó el volante para quedar en la posición óptima respecto al asiento, entre otros elementos.

Más allá de volver a la moto

Con todo lo técnico listo, sólo faltaba subirse y volver a sentir eso que despierta estar ante tu gran pasión, una felicidad infinita. Aunque esto también tenía otro objetivo. 

“No busco ser un héroe, pero me interesa impulsar a otras personas a que vayan tras sus sueños, sobre todo a las personas que como yo están en alguna condición de discapacidad. Porque todo está en creer que uno es capaz de hacer las cosas y no dejar que otros nos digan lo que podemos hacer o no”, cuenta Walo, quien agrega que “para mí la moto ha sido una pasión de siempre, para otro puede ser la música o las matemáticas, todos tenemos pasiones diferentes pero lo importante es que siempre se debe ir tras ellas”.

Y aquí no se terminan los objetivos, porque ya tiene en la mira el desarrollo de una nueva moto, esta vez una de mayor cilindrada y para uso urbano.

 

 

Comments

comments

En el submundo motor desde 2011. Hoy, con proyecto propio, buscando darle voz y espacio a las mujeres, porque los autos no son sólo tema de ellos.