Santiago E-Prix: Un espectacular y único evento de Fórmula E en nuestro país

Ya. Terminó el Santiago E-Prix, la fecha en Chile de la Fórmula E y quisimos contarles sobre la experiencia que nos tocó vivir como AutoMujer.

Mucho se habló de lo que sería la Fórmula E en nuestro país. Para algunos un evento innecesario, que complicó y perturbó más de la cuenta el día a día de los capitalinos que tenían su trabajo u hogar cerca del lugar donde se emplazaron los casi 2.5 kilómetros de circuito, más los sectores de pits, graderías, zonas VIP, etc. 

Para otros, un espectáculo sin precedentes en Santiago -salvo por el Gran Premio de Chile en 1950, el único evento FIA del que se tenía recuerdo- que traería un campeonato automovilístico de carácter mundial a tierras chilenas, pero no cualquiera sino uno que está recién en su cuarta temporada y que tiene una impresionante proyección y del que todos -o casi- quieren ser parte: la Fórmula E.

Modernos monoplazas circulando a más de 200 km/h, pero que son impulsados por electricidad, o sea, una carrera tipo Fórmula 1 pero sin emisiones… y también con un sonido totalmente diferente a los clásicos “rugidos” de motor. 

Llegó el día, nos sorprendimos con los monoplazas corriendo por la Plaza Italia y Parque Forestal, y se nos grabaron esas espectaculares imágenes -las mismas que pronto serán de Roma, París, Berlín y Nueva York- y la sensación era entre incredulidad y asombro. 

Vimos una increíble carrera del francés Jean-Eric Vergne, quien se mantuvo de principio a fin en el primer lugar; de su compañero Andre Lotterer -ambos del Techeetah, y que hasta hoy todavía no sé bien cómo se pronuncia-, y de Sebastien Buemi -del Renault e.dams- quien se quedó con el tercer lugar. Pero más allá de los ganadores, era la carrera en sí misma la que merecía todos los aplausos.

Mujeres en la Fórmula E, ¿por qué no?

Como AutoMujer estábamos expectantes, tanto por saber más sobre esta carrera, conversar con los pilotos para conocer sus impresiones y, por supuesto, ver en acción todo el despliegue del día 3 de febrero. ¿Qué nos pareció? simplemente fantástico, un lujo de espectáculo y una carrera impresionante.

Como medio tuvimos la posibilidad de estar desde diferentes “trincheras”, así pudimos apreciar de mejor manera lo que fue esta tercera fecha del campeonato. Por un lado, la acreditación FIA como periodistas nos permitió acceder a diferentes espacios habilitados para cubrir de excelente manera la carrera y los días previos.

Pudimos conocer las visión de los pilotos sobre lo que significa la Fórmula E, donde todos concuerdan en que es una carrera que seguirá creciendo de manera sostenida, y que busca dar cuenta de la evolución en tecnología de movilidad eléctrica a fin de traspasarla hacia un uso transversal para calle.

Así también nuestro interés estaba en saber por qué es escasa -o prácticamente nula- la participación femenina en este tipo de carreras, como también ocurre con la Fórmula 1. Las respuestas fueron variadas, si bien hablaban de que no había impedimento ni razón para que las mujeres no sean parte, algunos esbozaban razones de tipo comercial. 

“Puede que algunos sponsors vean este deporte como un terreno más de hombres, y eso dificulte la presencia de mujeres”, expresaba Sam Bird, del DS Virgin Racing. 

“Creo que para ver más mujeres en este tipo de deporte, hay que potenciarlas desde la base, desde el karting. Todos, o la mayoría de los que corremos partimos en el karting, y ahí no se ven muchas mujeres; espero que en las próximas generaciones podamos ver más y así puedan seguir escalando y teniendo mayor presencia en campeonatos como la Fórmula E”, argumentaba Felix Rosenqvist, del Mahindra Racing. 

“Siempre es un tema complejo, y sin ser un experto, creo que hay un tema de físico. Correr un auto a más de 200 km/h, y poder tomar una curva a esta velocidad, implica un gran esfuerzo físico, el que puede ser más complicado para una mujer. Si bien en mi trayectoria he conocido muchas mujeres pilotos de gran talento, creo que a la hora correr un monoplaza, la exigencia física es mucho mayor para ellas. Si un hombre se esfuerza al 100%, para ellas probablemente deba ser un 150%”, comentaba Antonio Felix da Costa, del MS+AD Andretti Formula E.

El día del Santiago E-Prix

Estuvimos como prensa y como invitadas al VIP Emotion Club -por Champagne Mumm, esa con la que celebraron en el podio los ganadores, y nos bañaron a todos-. Una experiencia impresionante, que nos permitió acceder a zonas especiales, partiendo por la gala de inauguración del Santiago E-Prix; y el día de la carrera a la grilla, minutos antes de la largada para ver a los últimos ajustes a los autos; también a recorrer el circuito a bordo de uno de los autos BMW oficiales de asistencia (nos tocó un magnífico X5 40e); acceso a los pits, y pos supuesto, la comodidad de la zona VIP donde a través de decenas de pantallas podíamos seguir la carrera en vivo.

Una gran producción, que contó con detalles importantes como la participación de Pedro Devaud, el destacado piloto nacional -reciente campeón de la Fórmula 4 en Argentina- quien realizó una exhibición de 15 minutos, donde pudo recorrer la pista a bordo de un monoplaza y vivir esta fecha del campeonato eléctrico en Chile. 

“Es un auto de exhibición de la categoría, y siendo eléctrico es muy potente el auto, me sentí muy cómodo, está muy bien hecho. La sensación fue única porque para uno que está acostumbrado a conducir algunos de más años, con más mañas para llevarlo, conducir un auto que te responde en todo es una gran oportunidad”, señalaba Devaud.

Ver en vivo y en directo a los 20 autos corriendo en el circuito, realmente impresionaba a cualquiera. Contemplar también las imágenes televisadas -que se transmitieron en vivo a más de 180 países con 200 millones de espectadores- el desempeño de los pilotos, las estrategias de carrera, cómo iba descendiendo el porcentaje de batería; los segundos que tomaba la entrada a los pits para el cambio de auto, las tomas del interior de los vehículos con el monitoreo de los pilotos.  

Todo parecía impresionante. También la relación entre los pilotos y los equipos; mucha camaradería entre ellos, y cercanía hacia el público, donde siempre había una buena disposición para las fotos, los autógrafos, conversar con los medios.

Llegábamos a las 37 vueltas, llegaba la bandera a cuadros, y Vergne, Lotterer y Buemi, cruzando en el 1º, 2º y tercer lugar respectivamente. Luego, instaladas bajo el podio vimos la premiación y la celebración con el ya tracición “champagne shower”, donde pilotos, equipos, y público son parte de la fiesta.

Muchísima gente presente, hartas familias congregadas para ver un espectáculo que, esperamos, pueda repetirse. Siempre se pueden mejorar algunos temas de producción -a fin de mitigar el impacto en el día a día- y también poder tener más y mejores alternativas de participación abierta al público de manera gratuita; pero habiendo estado y vivido esta fecha de la Fórmula E, sería una gran oportunidad poder tener nuevamente una fecha de este campeonato, que seguirá creciendo con cada temporada, sumando marcas participantes y ciudades alrededor del mundo. 

Por ahora nos quedamos con lo último que escuchamos de boca de Alejandro Agag, director de la Fórmula E: “We’ll be back” (“volveremos”).

 

 

Comments

comments

En el submundo motor desde 2011. Hoy, con proyecto propio, buscando darle voz y espacio a las mujeres, porque los autos no son sólo tema de ellos.