Prueba de Manejo: Hyundai Creta

 

Modelo: Hyundai Creta GS 1.6 MT GLS 2AB ABS

Precio versión probada: $13.690.000

Tester: Valeria Escobar, jefa de marketing Grupo Editorial Editec

 

Hace tiempo que no me subía a un auto como conductora, y nunca pensé que lo haría en calidad de “tester”, pero acepté el desafío de AutoMujer.

Mi experiencia, hasta ahora, había sido con citycars, por lo que me sorprendí al saber que iba a manejar uno de mayor tamaño. Llegó el día, iba a conocer al que sería mi compañero de ruta por un par de días: el Hyundai Creta, y sólo esperaba que la experiencia fuese agradable, sobre todo para sobrellevar las horas de “taco” que en la mañana y en la tarde se hacen eternas.

Cuando recién recibí el auto, mi primera impresión fue que encontré que el modelo era bastante grande, esto considerando  que estaba acostumbrada a manejar mayoritariamente autos chicos.

Hyundai-creta

Si bien me pareció un auto bonito y moderno en su diseño –aunque sin sobresalir mucho de otros con características similares- también pensé que tal vez pudiera ser menos rudo, pensando más en los gustos femeninos, o mis gustos. Creo que quizás este aspecto imponente me hacía pensar que iba a tener que ocupar más tiempo del que quisiera para estacionar y poder calcular los límites del auto. Pero, ¡sorpresa! todo quedó atrás al momento de subirme, encender el motor y comenzar a andar.

En el interior, el ajuste en altura y profundidad me permitió regular la posición hasta que encontré la visibilidad que quería, una que me dejara ver toda la zona delantera y que me quedara cómoda. El volante también podía ajustarse, por lo que pude tener la ubicación que quería. Sólo quedaba poner primera y conocer cómo el Creta se movía por las calles.

Pero antes, quería conocer los asientos traseros. La sensación de confortabilidad que me dejó, fue corroborada por parte de mi familia, que viajó sentada de manera cómoda. Si bien no viajé con niño, que cuente con anclajes es fundamental. ¿El maletero? Creo que era de un tamaño adecuado para unas dos o tres maletas chicas.

Ya con el motor encendido y pasando las primeras marchas, me pareció enérgico pero de una forma suave; el auto respondía con rapidez y la caja pasaba los cambios sin dificultad el manejo. Así,  rápidamente la tarea se volvió simple y el tiempo a bordo era una instancia grata.

hyundai-creta

Pero un aspecto importante y complementaria a la conducción, tiene que ver con los elementos que tenga el auto. En el caso del Creta, cuenta con alzavidrios y ajuste de espejos eléctricos, los que aunque facilitan labores, no se tratan de elementos que destaquen respecto a modelos similares, ya que la mayoría cuenta con ellos. Un detalles que me llamó la atención es que, aunque las puertas contaban con cierre centralizado, el seguro no se accionaba de forma automática estando una vez en movimiento, por lo que había que estar pendiente de cerrar las puertas cosa que por los vehículos que he conducido era algo que ya había olvidado.

Un elemento que para algunos puede ser un detalle pero que para nosotras siempre es útil, es el espejo en el parasol, porque en el transcurso del día puede ser necesario algún retoque de maquillaje, y las detenciones -a veces extensas, dependiendo la hora- nos permiten hacer uso de este simple accesorio.

Otro atributo interesante es que el vehículo avisa –en el tablero- cuando es conveniente pasar de marcha, lo que puede ser una gran ayuda, tanto para conductoras con poca experiencia -para poder ir entrenando el oído y darse cuenta cuándo subir y bajar cambios- como para asiduas al volante, como una forma de ir haciéndolo de manera óptima y favorecer el ahorro de combustible.

Cuenta con una pantalla, ubicada en la zona central, de un tamaño adecuado y con funciones que no me parecieron fáciles de operar rápidamente, hay que tomarse algunos minutos para ver cómo funciona y la utilidad de cada control.

Por supuesto poder conectar el teléfono hoy se ha vuelto muy necesario, al menos yo lo valoro mucho; si bien tiene conexión USB, ésta se encuentra ubicada dentro de la guantera en un lugar muy escondido al parecer, porque desde el interior sobresalen unos cables con lo que es posible conectar el teléfono. Así, un elemento que parece ser simple de incorporar se vuelve incómodo, porque con el cable sobresaliendo la guantera a veces esta no cerraba o costaba mucho poder hacerlo, además de que estéticamente esos cables nada tenían que ver con el diseño interior, el que me pareció muy armónico, cómodo y centrado en el conductor. 

También, es posible enlazar el teléfono al vehículo mediante wifi, y de esta forma duplicar el contenido de la pantalla en la del auto. Puede sonar a un gran elemento incorporado, pero no pasa de ser una “choreza” sin mayor utilidad, y que además genera un gran desgaste de la batería del smartphone. Por el contrario, la conexión por Bluetooth funciona a la perfección, siendo uno de mis elementos preferidos a la hora de tener que moverme en auto, porque puedo contestar y hacer llamadas, junto con escuchar mi música a través de aplicaciones como Spotify por ejemplo, y hacer el viaje de ida y regreso menos tedioso.

Cuenta con sensores y cámara de retroceso, los que me facilitaron la maniobra para estacionar o cuando tuve que realizar acciones en reversa. 

En general, podría decir que el Hyundai Creta es un auto, cómodo, espacioso, seguro y, lo mejor de todo, fácil de manejar. Me hubiese gustado que el diseño quizás fuese más femenino, ya que desde mi punto de vista lo encontré un poco tosco; también que detalles como la conexión USB estuviese mejor ubicada, pero dadas todas las características mencionadas me parece muy recomendable pensando en moverse a diario como lo hice yo hacia mi trabajo, y también para salidas los fines de semana sin importar el terreno, porque aguantará sin problema. 

Comments

comments

En el submundo motor desde 2011. Hoy, con proyecto propio, buscando darle voz y espacio a las mujeres, porque los autos no son sólo tema de ellos.