Prueba de Manejo: Suzuki Baleno

Modelo: Suzuki Baleno GLX 1.4 L MT5

Precio versión probada: $9.890.000

Tester: Mónica Aguirre, encargada RR.HH. VGL SpA.

 

Amor a primera vista. Así definiría lo que sentí cuando recién ví al nuevo Baleno. Recordaba el modelo que existió hace años, pero este nuevo auto me gustó mucho más. Esto por su juvenil y totalmente renovado diseño, alejándose completamente de lo que era el antiguo; también me encantó el color azul que tenía–pese a que en un principio me hizo dudar, ya que soy más bien de gustos clásicos, como tonos blancos, grises o negros- lo encontré diferente y muy bonito.

Respecto a su tamaño, lo encontré perfecto para lo que necesito, no tan grande como un SUV ni tan chico como un citycar. Una vez que abrí la puerte y comencé a analizar su interior, pude darme cuenta que el espacio era amplio y confortable, tanto para el conductor como para el copiloto –aunque el que vaya sentado sea un hombre alto y de piernas largas-. También los asientos traseros me parecieron que contaban con buenas dimensiones, considerando que esta zona puse a la silla de mi hija –ubicada con el sistema de anclaje que trae el auto, en una tarea que me resultó muy simple de realizar- la que pese a ocupar parte del espacio, permitía que otra persona fuese cómodamente sentada. 

img_7510

Otro elemento importante, tiene que ver con la capacidad de la maleta. En los días que tuve el Baleno, justo tuve varios eventos en mi oficina, por lo que tuve que trasladar muchas cajas y bolsas, por lo que “al ojo” pensé que tal vez quedaría corta de espacio; sin embargo, me equivoqué, ya que todo alcanzó sin problema. De manera que para este tipo de situaciones donde se requiere llevar mayor carga, el volumen es adecuado, por lo que para el día a día es más que suficiente, ya que las mujeres nunca transportamos demasiada carga.

Ya empezando a manejar, considero que la experiencia es bastante agradable desde el comienzo: los pedales son fáciles de usar –ya que el embrague es de un largo preciso, mientras que el freno no es tan sensible, como mucho autos que he podido conducir, donde es tan corto que de tan solo poner el pie te hace saltar bruscamente-. A esto se suma una caja de cambios suave, que no da problemas al pasar de una marcha a otra.

En mi recorrido diario casa-trabajo-casa, donde hay zonas con algunas pendientes, nunca sentí que el auto se “chupara” o le faltara fuerza al motor; creo que la relación motor-carrocería es la adecuada y no se justificaría una cilindrada mayor a la 1.4 que posee.

Sin duda, la música hace mucho mejor cualquier viaje en auto. Es por eso que la radio es un aspecto relevante, y en el caso del Baleno me pareció espectacular; tiene un bello diseño, un gran sonido, y me encanta que sea de pantalla táctil, por lo que aproveché cada función que tenía disponible. Así, enlacé mi iPhone con la pantalla y probé la conexión USB tanto para cargar el teléfono como para reproducir canciones desde un pendrive, y cada una de las acciones era muy intuitiva, fácil de realizar y sin mayor demora ni problema.

Cabe destacar que la pantalla integra cámara de retroceso, lo que fue de gran ayuda a la hora de estacionar y poder dimensionar de buena manera los espacios cuando necesitamos ir en reversa.

Pese a todo lo grato, siempre hay cosas que no convencen del todo o, de plano, no agradan. En el caso de este auto eran particularmente tres elementos. Primero, que no tenga llave convencional, sino el botón de encendido; esto me generaba inseguridad, ya que como soy muy despistada, al apagar el motor sin la llave, varias veces me bajaba sin ella; definitivamente, si tuviera que elegir entre un auto con llave y uno con botón, me quedo con el primero, sólo por costumbre, aunque hoy es cada vez más común ver modelos con botón.

El segundo elemento que me molestó un poco tuvo relación con el panel del aire acondicionado/calefacción; encontré que no era llegar, subirse y encenderlo, sino que había que tomarse un poco de tiempo para entender bien cómo funciona y acostumbrarse.

Y lo último, es que me gustaría que me indicara el paso de los cambios; es un aspecto que tiene incorporado el vehículo de mi familia, y encuentro que es una gran ayuda para ir en la marcha correcta y así ahorrar en el consumo de combustible –aunque es importante destacar, que tiene un rendimiento bastante bueno.

Es así como tiene muchas más cosas a favor que en contra, por lo que –definitivamente- el Suzuki Baleno es un muy buen vehículo; es suave al manejar, entrega seguridad, tiene un bello diseño, y sus accesorios están muy bien pensados.

 

 

 

 

Comments

comments

En el submundo motor desde 2011. Hoy, con proyecto propio, buscando darle voz y espacio a las mujeres, porque los autos no son sólo tema de ellos.