Llevar los pies sobre el tablero del auto, una práctica que puede ser muy peligrosa

¿Eres de llevar los pies sobre el tablero del auto pensando en viajar más cómoda y relajada?, pues esta acción que parece inofensiva, puede traer graves consecuencias.

Aparte de ser una mala postura que puede hacer sufrir a nuestra espalda -cargando mucho la zona lumbar debido al ángulo que provoca entre las piernas y la cadera y columna vertebral. Pero este podría ser el menos de nuestro problemas, por lo que hay ciertos elementos a tener en cuenta:

  • Peligro con el airbag: por ley, todo los vehículos en nuestro mercado deben contar con -al menos- doble airbag frontal. Al ir con las piernas sobre el tablero, en caso de que deba desplegarse el airbag del copiloto, en lugar de cumplir su función de amortiguar los golpes en nuestro tórax y cara, lo que producirá es que empujar a nuestras piernas contra nuestro cuerpo, provocando importantes importantes.
  • El “Efecto Submarino”: Esta situación ocurre cuando el cinturón no es capaz de retener al pasajero en caso de accidente, y su cuerpo termina deslizándose por debajo del mismo. Hoy, los autos refuerzan sus asientos para afirmar la cadera de quien se sienta. Pero al ir con los pies en el tablero, esta sujeción no sirve de nada y, de todas maneras, el cuerpo puede deslizar y ocasionar graves lesiones.

Entre las lesiones que puede ocasionar el simple hecho de poner los pies en el tablero, están:

  • Rotura de pómulos y mandíbula: en caso de golpe frontal, el tablero se desplaza hacia atrás mientras nuestro cuerpo lo hace hacia delante. De esta manera, las rodillas tienden a impactarnos en la cara provocando roturas de mandíbula y de los pómulos.
  • Ceguera: aunque no es tan frecuente como el anterior, se ha presentado en algunos casos. Las rodillas pueden impactar directamente contra las cuencas de los ojos y provocar lesiones irreversibles en el globo ocular. También la rotura del pómulo puede acabar dañando el ojo indirectamente.
  • Fracturas de rodilla y pelvis.
  • Lesiones cerebrales: el impacto de la cara contra las rodillas suele provocar traumatismos craneales severos.

Y si estás pensando que son supuestos, todas estas lesiones se han visto en casos concretos. Como el de Bethany Benson, una estudiante universitaria de Michigan, que un día mientras se dirigía de regreso a su casa en horas de la noche en el asiento de copiloto del automóvil de su novio, reclinó su asiento y puso sus pies sobre el tablero. 

Un camión que circulaba delante frenó de forma brusca y repentina; el novio de Bethany no logró frenar a tiempo e impactó contra el pesado vehículo. Al desplegarse el airbag del copiloto, hizo que las rodillas de Bethany golpearan con tal fuerza su cara ocasionándole serias heridas; además, su audición y visión quedaron permanentemente afectadas, y también sufrió una hemorragia cerebral que dejó disminuidas sus capacidades físicas y mentales.

Sin duda una situación impactante y, si bien, hay casos donde una colisión puede ser imposible de evitar, si podemos minimizar el impacto, tan sólo con ir sentadas de la manera correcta. 

 

Comments

comments

En el submundo motor desde 2011. Hoy, con proyecto propio, buscando darle voz y espacio a las mujeres, porque los autos no son sólo tema de ellos.