Laleh Seddigh: la Schumacher iraní que hace historia en el motorsport

Con 41 años, es una de las mujeres más famosas en Irán. Laleh Seddigh ha desarrollado su carrera en el motorsport, una verdadera hazaña sobre todo pensando en países como el suyo, donde a las mujeres no se le tienen permitidas estas actividades, entre muchas otras.

En estos días está en la palestra porque representará a su país en el rally de Oriente Medio y de África del Norte, pero su historia en las carreras de auto comenzó en 1997, convirtiéndose en la primera mujer en tras la revolución iraní de 1979 compitió junto a hombres.

Pero no todo fue así de sencillo como se lee. Según contó al medio Sputnik, “incluso tuve que obtener un permiso para participar en las carreras”. La autorización tenía que ver con un compromiso a no violar las normas religiosas e islámicas del país.

Dentro de estas normas está el velo, un ícono islámico desde la revolución del 79, que simboliza la lucha contra la occidentalización como una forma de proteger a las mujeres. Tanto, que el no uso del velo – o hiyab- es una suerte de desafío al régimen de los aytolás, y supone un castigo (hace algunas semanas fueron detenidas 29 mujeres por esta situación).

Teniendo claro este compromiso, es que desde el primer día y hasta hoy, Laleh usa hiyab bajo el casco de piloto, y siempre procura cubrirse como está indicado en su nación.

Luchar contra la cultura

Tras la autorización para poder ser piloto, el siguiente escollo fue lograr comunicarse con los hombre de del motorsport, ya que por la cultura de Irán, le resultaba complicado, no la tomaban en serio.

“Al principio, los hombres no me vieron como un oponente. Debido a las peculiaridades culturales hubo situaciones de conflicto. Incluso se puede decir que fue una competencia poco sana”, recuerda.

Sus amigos y familia fueron vitales para enfrentar todas las dificultades, también sus patrocinadores. 

Sin embargo, ante las dificultades que tuvo que afrontar en Irán, Laleh contó con el sostén de sus amigos y de su familia. Recibió de ellos el apoyo moral que necesitaba. También de sus patrocinadores.

“Mi ventaja estaba en que yo era la única mujer que llamaba la atención de los patrocinadores. Apoyan a los corredores que destacan por una cosa u otra. Y daba la casualidad de que yo era uno de esos”.

Poco a poco fue forjando su carrera en el automovilismo. Hoy, Laleh es campeona nacional y será la única mujer en el rally de Oriente Medio que se inicia en mayo, y así seguir sumando éxitos a sus 14 podios, 28 rallies terminados y una multitud de campeonatos.

Gracias a su historia, es que ve como la actitud hacia las mujeres en Irán ha ido cambiando de buena manera. Y, precisamente, busca ayudar a las chicas jóvenes a iniciarse en este deporte y perseverar en él, ya que ve como muchas abandonan al primer o segundo año, por las dificultades que ven por sólo ser mujeres.

“Si los padres se esfuerza en desarrollar las habilidades y los intereses de sus hijas, sin duda tendrán éxito. Confío en mi propia experiencia, en el apoyo de mi familia y en el importante papel que jugó mi padre”, señala la piloto iraní esperanzada en poder ayudar a más mujeres a convertirse en estrellas el motorsport. 

 

historia original: https://sputniknews.com/society/201803261062908438-iran-schumacher-female-race-champion/

 

 

 

Comments

comments

En el submundo motor desde 2011. Hoy, con proyecto propio, buscando darle voz y espacio a las mujeres, porque los autos no son sólo tema de ellos.