Honda CBR1000RR Fireblade: evolución de la emblemática deportiva

La relación peso/potencia en el mundo deportivo de dos ruedas tuvo hito en 1992 con la llegada de la CBR900RR Fireblade. El modelo siguió evolucionando en su objetivo de control total, y hoy en una nueva generación llega la Honda CBR1000RR Fireblade.

Tras 25 años, esta nueva motocicleta llega más liviana, con mayor potencia e incorporando los más avanzados dispositivos electrónicos. Así, es posible alcanzar los 189 Hp, con un gran desempeño a bajo régimen, pudiendo además elegir entre tres modos de entrega de potencia.

Este aumento de potencia se logra en parte, gracias a la utilización de magnesio y a un meticuloso estudio y aligeramiento de las piezas individuales, que logran una reducción de 15 kilos respecto a su predecesor, logrando un peso total de 195 kg; de esta manera funciona de manera óptima tanto en carretera como en circuito.

“Para nosotros es un privilegio poder contar con una de las leyendas del mundo del motociclismo, un ícono que representa el espíritu Racing de Honda. La nueva CBR1000RR Fireblade es el resultado de 25 años de continuo estudio, desarrollo y perfección, y estamos seguros que será un producto que cumplirá con todas las expectativas de nuestros clientes”, comenta Luis Vecchionacce, Subgerente de Marketing de Honda Chile.

Para Honda este modelo marca el inicio de una nueva era. Dentro de este equilibrio alcanzado, vemos un motor que acelera más rápido, con una relación de compresión mucho más elevada y un diagrama de distribución revisado.

Como parte de su equipamiento, permite tres modos de pantalla: Street, Circuit y Mechanic, con toda la  información necesaria respecto al tipo de pilotaje. Además, esta info puede ajustarse y personalizarse a través del interruptor de la piña izquierda y la pantalla TFT de cristal líquido. 

La nueva Honda CBR1000RR Fireblade llega con un precio de lanzamiento de $12.990.000. 

Comments

comments

En el submundo motor desde 2011. Hoy, con proyecto propio, buscando darle voz y espacio a las mujeres, porque los autos no son sólo tema de ellos.