FUNDACIÓN CONCIENCIA VIAL: “EL MUNDO NO CAMBIA CON TU OPINIÓN, PERO SÍ CON TU EJEMPLO”

Karina Muñoz
Directora Ejecutiva Fundación Conciencia Vial

Día a día nos quejamos del actuar de “los demás” en las calles. Día a día nos encontramos con personas que desde sus distintas formas de movilizarse, realizan acciones que a nuestros ojos resultan imprudentes, riesgosas o incluso tontas.

Siempre es el otro quien comete la imprudencia, y nos olvidamos de nuestras propias malas y riesgosas acciones al transitar por la ciudad, ya sea siendo conductores, ciclistas o peatones. Nos enojamos con el resto, pero cuando somos nosotros quienes cometemos la mala acción, nos hacemos “los locos”, o siempre la justificamos.

A nuestro lado crece y se desarrolla un usuario de vías, un futuro ciclista o automovilista pero ya un peatón que transita en la ciudad, y que adquiere comportamientos y hábitos en función de lo que ve, de cómo actúan quienes están a su lado: nuestros/as niños/as.

Un padre le dijo a su hijo: “Ten cuidado por donde caminas”, el hijo le responde: “Ten cuidado tú, recuerda que yo sigo tus pasos”. Tan cierto es esto, que sin quererlo con nuestras acciones vamos “contaminando” a este patón y futuro ciclista/conductor. No nos damos cuenta cómo nuestros niños crecen mirando, evaluando y haciendo propio nuestro actuar, el que muchas veces dista del buen comportamiento que esperamos y al menos decimos que nuestros niños deben tener.

Los niños aprenden, ya sea en el colegio, en talleres, en programas de tv, libros, internet u otros medios, cómo debe ser un comportamiento seguro y respetuoso al transitar en las ciudades, pero es en la práctica donde esa teoría se distorsiona, y somos nosotros, los adultos quienes les mostramos lo dispar del discurso y la acción.

Es necesario que tomemos conciencia que nuestras acciones son tomadas por los niños como ejemplos a seguir, sobre todo en etapas tempranas, donde los niños comienzan a definir hábitos y comportamientos que mantendrán en su futuro, necesitamos ser precavidos en mostrar el buen comportamiento que esperamos de ellos y que exigimos a “los otros” en la calle.

Como fundación trabajamos para aportar en la construcción de seguridad en las calles, y creemos que son precisamente los niños en los que debemos incidir hoy para ver los cambios en el futuro cercano. Pero esto no es posible actuando en solitario, somos todos como individuos quienes debemos ser agentes de cambio y enseñanza a los menores, partiendo por un buen actuar en la movilidad diaria, ya que como dijo Albert Einstein: “Dar el ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás; es la única”.”

Comments

comments

En el submundo motor desde 2011. Hoy, con proyecto propio, buscando darle voz y espacio a las mujeres, porque los autos no son sólo tema de ellos.