Cetaphil Toallitas de Limpieza Facial: suavidad, eficacia y frescura

Encontrar las toallitas para sacarse el maquillaje ideal, es una tarea que muchas veces no llega a buen puerto, y terminamos comprando la que más nos tinca, o la que creemos hace que nos duela menos la cara. Me llegó un paquete de Cetaphil Toallitas de Limpieza Facial, así que inmediatamente las probamos y… les cuento qué tal me fue.

Tengo que partir reconociendo que me ha costado hacerme el hábito de utilizar cremas humectantes, para las arrugas y desmaquillantes; aunque siempre lo intento, nunca soy 100% constante. En el último tiempo para temas de limpieza del rostro antes de dormir, estaba ocupando los clásicos circulitos de algodón y alguna leche limpiadora facial (la que creyera que podía ser buena… y no excesivamente cara).

Había probado con toallitas, porque es más fácil y porque, por lo general no son caras, pero siempre dejaba de usarlas porque me dejaban una sensación de ardor en el rostro. 

Probando las Cetaphil Toallitas de Limpieza Facial

Bueno, llegó hasta mi hogar una bolsita con un paquete de Cetaphil Toallitas de Limpieza Facial.La marca me es conocida, pero más que nada por productos de tratamiento dermatológicos, no por algo menos especializado como esto. Así que sin esperar más tiempo, ayer decidí probarlas.

En el día a día no soy de usar mucho maquillaje, este último tiempo he estado ocupando a diario un poco de base, lápiz delineador de ojos, máscara de pestañas y algún labial. En la foto abajo les muestro mi maquillaje para el día a día; no es algo excesivo, pero aunque sean de las que usa cero maquillaje, de todas maneras siempre hay que limpiarse el rostro. Seguro habrás notado como queda el algodón o la toallita cuando limpias tu cara, aunque esté “limpia”.

La presentación es como la mayoría de las toallitas de limpieza facial, un paquete plástico que trae 25 unidades (hay algunas que traen más o menos, es poco lo que varían). Me agrada que que para abrir tenga una tapita de plástico dura, porque es más práctica ya que no se despega -como en el caso de otras marcas- y permite mantener la humedad de las toallitas. Y en cuanto al tamaño si bien no es pequeño, podrían ser un poquito más grandes.

Al comenzar a pasar la toallita por el rostro, estaba siempre con la idea -por experiencias previas- de que ya venía el momento en que iba a arder e incomodar levemente, pero el momento no llegaba. Seguí limpiando; la sensación era de suavidad, frescura, y mientras miraba -de vez en cuando- veía que la suciedad iba saliendo por completo, sin mayor esfuerzo.

La zona de los ojos no fue problema, no quedan residuos ni deja la zona enrojecida (importante mencionar que no utilizo máscara de pestañas a prueba de agua, así que no sé que tan bien funciona en esos casos). Pero en cosa de un par de minutos, mi cara estaba limpia y además tersa y sin síntomas de ardor ni tirantez.

Terminado todo el proceso, decidí leer la información adjunta con el producto, y el concepto de ser un producto que remueve con facilidad el maquillaje y la suciedad, dejando la piel limpia y fresca, sin agredirla, me hacía total sentido.

Así también lo que explica Jean Pierre Dulcey, brand manager de Galderma-Nestlé Skin Health: “Formuladas para todo tipo de piel, hasta las más sensibles, nuestras toallitas Cetaphil son hipoalergénicas, no comedogénicas (o sea que no obstruye los poros) y con pH balanceado. Además, no irritan, no dejan la piel tirante, y están oftalmológicamente probadas”.

Así que, sin duda, una muy buen experiencia junto a las Cetaphil Toallitas de Limpieza Facial. Un excelente producto que permite resolver la limpieza diaria del rostro de manera sencilla, rápida, efectiva, y, por supuesto, sin las incomodidades que las pieles sensibles enfrentamos con algunos productos.

Si te interesa este producto, puedes acercarte a alguna de las farmacias del país a consultar por ellas, pero como referencia tienen precios sugerido de $4.990 en Cruz Verde. 

 

 

 

 

 

 

Comments

comments

En el submundo motor desde 2011. Hoy, con proyecto propio, buscando darle voz y espacio a las mujeres, porque los autos no son sólo tema de ellos.